Cerrar
EC5-frente

El Ministerio de la Cocina

Un día, ya no recuerdo cómo ni porqué, me invitaron a ayudar en la cocina de la Escuela Bíblica de Villa María, donde un grupo de personas adultas tomaba un curso de capacitación por unos días durante las vacaciones de verano. La cocinera se enfermó, y tuve que asumir la responsabilidad total sin ser idónea en el tema.

A mí me gustaba aceptar estas invitaciones a cocinar porque me permitía conocer hermanos de reconocida trayectoria, experiencia y sabiduría, en un ámbito más íntimo. Entre ollas y sartenes, trataba siempre de escuchar opiniones y experiencias de estos siervos de Dios, quizás llegados de otros países y culturas, que fueron enriqueciendo mis conocimientos y cubriendo mi curiosidad.
Pero he aquí que, en la medida que adquiría experiencia culinaria para servir a grupos numerosos, dejaban de llamarme para colaborar en tareas intelectuales, y me sentí desvalorizada.

Desanimada, y en este contexto de mi vida, leí San Juan 21. El impacto se produjo a partir del v. 9: ¡Jesús haciendo el desayuno para sus discípulos! Si el Señor de señores, el Dueño de la vida, el Vencedor de la muerte, el Resucitado, el Salvador, el Eterno, puede hacer el desayuno para siete comunes pescadores, ¿quién creía ser yo para sentirme degradada por cocinar? La cocina se transformó para mí, desde que descubrí que Jesús también fue cocinero sin dejar de ser lo que es.

Han pasado muchos años, muchos campamentos, retiros, encuentros, un hogar de chicas adolescentes en riesgo, diferentes edades, circunstancias y recursos. Han sido años fructíferos de aprendizaje, crecimiento, experiencias y camaradería cristianas. Siento que ya es hora de animar a todos aquellos hermanos que no se atreven a servir al Señor en la cocina porque no creen poder hacerlo, o aquellos otros que lo hacen sólo porque creen no ser capaces de realizar otra tarea más  intelectual  o jerarquizada, a efectuar este servicio desde una verdadera perspectiva espiritual.

Deseo compartir criterios sobre la importancia de la cocina y el personal responsable en todo evento grupal que involucre la comida. Criterios aprendidos a través de tantos años de trabajo, con todas aquellas personas llamadas a este ministerio.

Translate »